lunes, 20 de abril de 2009

Alla...

Hoy abriré los ojos,
estarás lejos de mí,
mas cuando mire al mar
estará tu rostro allí.
Allá en la copa más alta
estará mi amor por ti,
donde nacen las estrellas
y se ocultan al morir;
donde luce el sol temprano
que alumbra nuestro existir
cuando la luna dichosa
se retira ya a dormir;
donde la lejana brisa
azota el cabello senil,
donde acaba el viejo libro
sin encontrarle un fin.
Cuando esté en la soledad
buscaré tu rostro allí,
pues donde quiera que estés
estara mi amor por ti.

2 comentarios:

Ruben dijo...

Hola Iris!, como me gustan tus poesias. No entiendo mucho de esto pero yo me quedo con ésta, quizás porque me siento identificado con la letra. Animo, quiero ver más, vale?

Demasto dijo...

Iris!

Dicen, cuentan las malas lenguas, que el amor cuando es amor nos persigue por todos los senderos..., hasta por los tácitos, los intangibles, hasta la soledad misma si es que allí nos ocultamos. El amor, suele y debe trascender las realidades, la tangibilidad de dos cuerpos que se sientes, se acarician. El amor puebla los rincones, puebla las pupilas, puebla las plumas, y permiten que tus suspires bendigan con tus líneas, y mis ojos, agradezcan ese milagro...

Saludos!